CÓMO HACER FRENTE A LA ANSIEDAD POR EL CORONAVIRUS

Hacer frente a la ansiedad por el coronavirus (COVID-19)

Es aterrador saber que una enfermedad como el coronavirus (COVID-19) se está extendiendo por todo el mundo. Las primeras etapas de una pandemia pueden provocar ansiedad especialmente. Durante este tiempo, no sabes cuán extendida o mortal será la enfermedad.

Los sentimientos de miedo, ansiedad, tristeza e incertidumbre son normales durante una pandemia. Afortunadamente, ser proactivo con respecto a su salud mental puede ayudar a mantener su mente y su cuerpo más fuertes.

Anuncio

Las formas de cuidarse incluyen:

  • Leer las noticias de fuentes confiables (y tomar descansos de las noticias)
  • Reconocer las cosas que puede controlar, como tener una buena higiene.
  • Practicar el autocuidado
  • Buscar ayuda profesional de un profesional de salud mental con licencia si es necesario

Maneras de manejar el estrés por Coronavirus

La forma en que manejas el estrés puede ser de gran ayuda para asegurarte de tomar medidas útiles para controlar tu salud mental. Aquí hay formas de ayudarlo a aliviar la ansiedad que rodea al coronavirus.

Lea noticias de fuentes confiables. Evite los medios de comunicación que generan publicidad o se detienen en cosas que no se pueden controlar. En cambio, recurra a fuentes que brinden información confiable sobre cómo protegerse, como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Desarrollar un plan de acción. Siempre hay algunos pasos que puede seguir para disminuir el riesgo. Puede ser tan simple como lavarse bien las manos y limitar el viaje. Pero reconocerlos puede recordarle que debe concentrarse en las cosas sobre las que tiene control. Solo asegúrese de que los pasos que esté tomando sean acciones recomendadas por fuentes confiables.

Establezca límites en su consumo de medios. Sintonizar las historias de los medios que hablan sobre qué tan rápido se está propagando una enfermedad, o cuántas personas se están enfermando, aumentará su ansiedad. Limite su consumo de medios a un determinado período de tiempo o un cierto número de artículos.

Evita la mentalidad de rebaño. Tenga en cuenta que muchas personas toman medidas que no ayudan. No se suba al carro solo porque otras personas usan máscaras o realizan rituales de limpieza específicos (a menos que los CDC recomienden esas cosas). De lo contrario, sus acciones podrían resultar inútiles, o tal vez incluso destructivas.

Practica un buen cuidado personal. Comer una dieta equilibrada, dormir lo suficiente y participar en actividades de ocio siempre son clave para ayudarlo a mantenerse lo más saludable física y psicológicamente posible durante los momentos estresantes. Un buen cuidado personal también mantiene su sistema inmunológico robusto.

Busque ayuda profesional. Si su salud mental se ve afectada por el estrés del coronavirus, entonces puede buscar ayuda profesional. Un profesional de salud mental con licencia puede ayudarlo a manejar sus miedos y, al mismo tiempo, capacitarlo para tomar las mejores decisiones para usted y su familia.

Preocupaciones de salud mental. Además de las preocupaciones de salud mental que pueden surgir como resultado de la ansiedad que rodea a una pandemia, es importante controlar las condiciones de salud mental existentes para asegurarse de que no empeoren.

Depresion y ansiedad. Los investigadores han descubierto que algunas personas pueden experimentar problemas de salud mental por primera vez durante una pandemia. Pueden surgir problemas de ajuste, depresión y ansiedad.

Un estudio del brote del virus del Ébola en Sierra Leona, indicó que un mayor número de personas informaron problemas de salud mental y psicosociales. Un estudio del brote de influenza H1N1 en 2009, indicó un aumento en una variedad de síntomas emocionales, incluidos los trastornos somatomorfos (síntomas como dolor y fatiga que no pueden explicarse completamente por una causa física).

Anuncio

Además, algunas condiciones de salud mental existentes pueden empeorar. La investigación sugiere que las personas que son especialmente vulnerables al estrés y la ansiedad pueden estar en mayor riesgo.

La ansiedad severa también puede causar un aumento en el uso de sustancias. Las personas que han estado en recuperación pueden tener más probabilidades de recaer a medida que aumentan sus niveles de estrés.

Los cuidadores también pueden tener un riesgo especialmente alto de síntomas emocionales durante una pandemia. Pueden experimentar:

  • Aumento de la depresión y la ansiedad
  • Creciente preocupación por proteger a sus seres queridos
  • Culpa por causar / no prevenir la enfermedad de un ser querido si se enferma
  • A su vez, los niños a menudo adoptan las estrategias de afrontamiento que observan en sus padres. Los padres que se ponen ansiosos durante una pandemia pueden terminar presenciando que sus hijos desarrollan ansiedad junto con ellos.

Rumiación o Aislamiento. Las reacciones personales al aumento de los miedos pueden diferir. Pero muchas personas experimentan una mayor rumia sobre la posibilidad de enfermarse. También pueden modificar en gran medida su comportamiento cuando no se justifica hacerlo (por ejemplo, aislarse o prepararse para resultados catastróficos).

Las personas con ciertas vulnerabilidades pueden experimentar un aumento de la psicosis o la paranoia. Esto puede implicar una tendencia a incorporar hechos relacionados con brotes o como justificación de su pensamiento delirante.

¿Cómo reacciono ante el Coronavirus?

Puede ser testigo de las personas a su alrededor en pánico. Por otro lado, puede experimentar que aquellos que no parecen preocupados en absoluto cuando una pandemia está en aumento, aseguran que no los afectará. Puede encontrarse sintiendo todo tipo de emociones, o tal vez, está confundido y no sabe cómo sentirse.

Influencia de los medios

Una razón para esto puede deberse a la forma en que el cerebro responde a nuevas amenazas. Un estudio de 2013 encontró que la porción de amígdala del cerebro (una parte del cerebro involucrada en el procesamiento de las respuestas emocionales) experimenta una mayor actividad cuando se enfrenta a amenazas desconocidas. Esto conduce a una mayor ansiedad. Sin embargo, la amígdala responde de manera diferente cuando se enfrenta a una amenaza familiar.

Uso positivo versus negativo de los medios.

Durante la pandemia de influenza H1N1 2009, los medios de comunicación australianos y suecos informaron con precisión sobre los riesgos de contraer la enfermedad.

Sin embargo, los medios de comunicación suecos fueron más efectivos porque informaron sobre cómo los televidentes podían protegerse y reducir el riesgo de enfermarse. Admitieron abiertamente las incertidumbres sobre la epidemia, pero alentaron a las personas a vacunarse como una forma de ayudar a mantener seguros a otros miembros de la comunidad.

Los medios de comunicación australianos, por otro lado, optaron en gran medida por centrar la mayor parte de su atención en informar los pasos en falso de las agencias públicas durante el brote. Esto puede haber afectado negativamente la probabilidad de que los australianos sintieran la urgencia de salir corriendo y vacunarse.

Antes de la pandemia, Suecia y Australia tenían tasas de vacunación similares. Después del brote la tasa de vacuna fue del 60% en Suecia y del 18% en Australia.

Como resultado, los investigadores descubrieron que los informes de noticias pueden reducir el pánico en el público al recomendar acciones concretas y detalladas para que las personas tomen. Este enfoque puede evitar que las personas reaccionen de forma exagerada o tomen medidas drásticas cuando surge una nueva amenaza.

Fuente: verywellmind.com

Anuncio