¿Es bueno para nuestra salud, tomar agua fría?

Agua fría: Por qué no deberías tomarla!

Cuando bebemos agua fría nuestro organismo experimenta una serie de cambios internos que no son beneficiosos para nuestra salud, afectando principalmente los poros de nuestra piel. Quizás por eso hayas escuchado hablar que el agua caliente ayuda abrir los poros de nuestra piel y hace que se sienta más suave, mientras que el agua fría hace todo lo contrario, pues constriñe la piel y cierra los poros.

Agua fría

Fuente externa

Los mismos efectos ocurren en nuestro tracto digestivo, el agua fria o con hielo daña la capacidad del cuerpo para digerir adecuadamente los alimentos y las bebidas, retrasando todas las acciones digestivas del organismo esto porque se congela de forma temporal nuestros intestinos dislocando su función por unos minutos y hace que nuestro cuerpo desperdicie más energía tratando de calentar el líquido dentro del cuerpo.

¿Qué es lo que sucede cuando se bebe agua fría?

 Cuando tomamos agua fría, nuestros vasos se contraen, el sistema digestivo se bloquea por completo y se obstaculiza la hidratación del cuerpo haciendo que siempre tengamos sed.

Si bebes agua fría después de una comida, tu organismo crea un exceso mucosidad que provoca que nuestro sistema inmunológico se debilite, si acostumbra a tomar agua fría después de cada comida podrías ser víctima frecuente de muchas otras enfermedades.

– Si bebes agua fría antes de comer o en medio de la comida hará que la grasa se solidifique lo que hará que sea más difícil de digerir los alimentos.

Beneficios de tomar el agua a temperatura ambiente en relación al agua fría

Agua fría

Fuente externa

Los beneficios que se obtienen dejando de tomar agua fría y por el contrario, tomarla a temperatura ambiente o tibia son importantes y ayudan a nuestro organismo de muchas formas. ¿En que nos beneficia?

– Nuestro sistema digestivo fusionara correctamente y el cuerpo produce más energía de forma efectiva.

– Nos hidratamos un 80% más rápido que cuando tomamos agua fría.

– Los alimentos que consumimos durante el día se descomponen más rápido y fácil.

– Los movimientos intestinales son más efectivos, aumenta el proceso de desintoxicación, reducir la carga sobre el hígado y el estómago.

– Fortalece nuestro sistema inmunológico.

Recuerda que tomar mucha agua durante el día es vital para nuestra salud, pero si algo debes evitar aunque ya lo hayas hecho por años es beber agua fría, y si quieres tomar agua fría de todas forma deja el vaso de agua al menos 5 minutos fuera de la nevera para que no esté tan helada y así los efectos sean más leves. En dos o tres semanas comenzará a ver cambios positivos en el funcionamiento de su cuerpo, ganar fuerza, y su sistema digestivo.

Fuente: estiloconsalud.com