10 SÍNTOMAS MÉDICOS QUE LAS MUJERES NO DEBEN IGNORAR

Síntomas o molestias que las mujeres deben considerar

Las mujeres de hoy tienen que dar la debida importancia a su salud para mantenerse saludable y en forma a sí mismas, como a sus familias.

Cuando las mujeres empiezan a prestar atención a sus cuerpos y lo convierten en un punto para ver a su médico sobre una base regular, muchas enfermedades se pueden diagnosticar de manera precoz y el tratamiento adecuado puede evitar resultados graves o incluso mortales.

Los problemas de salud entre las mujeres no sólo afectan a su belleza y el cuerpo, sino también su capacidad de tener hijos y cuidar de su familia.

Síntomas que deben ser vigilados

Conoce los 10 principales síntomas médicos que las mujeres no deben pasar por alto.

1. Cansancio y Fatiga Constante
Incluso con un número abrumador de responsabilidades, el agotamiento y el cansancio es algo que una mujer no debe pasar por alto. Si se cansa a veces debido a una apretada agenda y se siente llena de energía otra vez después de un descanso adecuado, entonces no es un gran problema. Sin embargo, si la fatiga se ha convertido en una parte regular de su vida, puede ser un caso clásico de síndrome de fatiga crónica.

La fatiga constante también podría ser un signo de un problema médico. Hay varias condiciones médicas relacionadas con la fatiga, incluyendo la depresión, insuficiencia hepática, anemia, cáncer, insuficiencia renal, enfermedad cardiovascular, enfermedad de la tiroides, la apnea del sueño y la diabetes.

Además, las diferencias en la fatiga entre hombres y mujeres, dependen tanto de la presencia de la testosterona y la activación de ASIC3, una proteína de canal iónico-ácido activado.

Si con frecuencia se siente fatigado, una visita a su médico puede ayudar a determinar la causa.

2. Nuevas Verrugas o Lunares
Ya se trate de hombres o mujeres, todo el mundo tiene lunares o verrugas en la piel. En promedio, la mayoría de las personas tienen al menos 10 lunes y pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Las mujeres en particular deben mantener una estrecha vigilancia sobre sus lunares, ya que los cambios en los lunares pueden estar asociados con el melanoma.

Las mujeres deben ser conscientes de los daños ABCDE del melanoma, que es recomendado por la Fundación del Cáncer y la Academia Americana de Dermatología de la piel para ayudar a detectar un problema.

Tome nota de los cambios en los lunares que podrían aparecer (daños ABCDE):
A: Forma asimétrica
B: Bordes irregulares
C: Cambio de color
D: Cambio de diámetro
E: Evolución con el tiempo, aumento de tamaño o sangrado.

3. Protuberancias en los senos
Cualquier tipo de enrojecimiento, hinchazón o protuberancia en uno o ambos senos puede ser una señal de cáncer de mama. Según la Sociedad Americana del Cáncer, el síntoma más común de cáncer de mama es un nuevo bulto o masa.

Si bien es más probable que sea canceroso un bulto indoloro, duro con bordes irregulares, incluso un bulto blando o redondeado que es doloroso puede ser canceroso. Junto con los bultos, hinchazón o decoloración (manchas de color púrpura o rojo) pueden ser signos de cáncer de mama inflamatorio.

Además de cáncer, los tumores de seno y otros problemas pueden deberse a cambios hormonales en el cuerpo, una infección materna o necrosis grasa (tejido dañado). Por lo tanto, cualquier tipo de tumor, inflamación o dolor en el pecho debe ser revisado por un médico.

El Instituto Nacional del Cáncer recomienda que las mujeres mayores de 40 años reciben una mamografía cada 1 a 2 años para detectar signos de cáncer de mama temprano.

4. Dolor de pecho o malestar
Cualquier tipo de dolor en el pecho o malestar nunca debe tomarse a la ligera, ya que puede indicar una enfermedad del corazón, una de las principales causas de muerte en las mujeres.

A pesar de que las enfermedades cardiovasculares son el 43% de todas las muertes de mujeres en los Estados Unidos, las mujeres siguen ignorando el dolor en el pecho o la atribuyen a la acidez o indigestión. Esto contribuye a un diagnóstico tardío de la enfermedad cardíaca.

Las mujeres a menudo son diagnosticados con la enfermedad de la arteria coronaria a una edad mucho mayor que los hombres. Antes de la menopausia, la hormona femenina estrógeno ayuda a mantener los niveles adecuados de colesterol “bueno” de lipoproteína de alta densidad (HDL), lo cual es importante para la salud cardiovascular.

Pero, después de la menopausia, los ovarios dejan de producir estrógeno. Así, que las mujeres se vuelven más propensas a enfermedades del corazón después de la menopausia, debido al menor nivel de estrógenos en el cuerpo.

Junto con dolor en el pecho, si experimenta debilidad, sofocos, falta de aliento, sudor frío y dolor en el brazo o el hombro izquierdo, debe consultar a un médico inmediatamente.

5. Sangrado vaginal después de la menopausia
El sangrado vaginal de cualquier tipo después de la menopausia no es normal. Puede ser inofensivo, pero puede ser un indicador temprano de cáncer, incluyendo el cáncer de endometrio y sarcoma uterino, así como cáncer del cuello del útero o la vagina.

Otras causas importantes de sangrado vaginal después de la menopausia, incluyen el adelgazamiento del tejido que recubre el útero, fibromas y pólipos uterinos, infección de la mucosa uterina, traumatismo pélvico y la hiperplasia endometrial.

La causa de su sangrado después de la menopausia puede ser totalmente inofensiva. Sin embargo, no se avergüence de llevarlo a su médico, ya que a veces puede ser muy grave y necesita evaluación oportuna.

De hecho, cualquier tipo de cambios en su ciclo mensual, tales como sangrado muy abundante, sangrado que dura más de lo normal y el sangrado que se produce después del sexo o entre períodos, se debe informar a su médico.

6. Relaciones sexuales dolorosas
De acuerdo con la organización Mundial de la Salud, el sexo doloroso o dispareunia afecta a 8-22% de las mujeres en algún momento de sus vidas, por lo que es uno de los problemas de dolor más comunes que enfrentan las mujeres.

Puede haber varias razones detrás de él, incluyendo la menopausia. Con la menopausia, el revestimiento de la vagina pierde su humedad normal y se convierte, dispareunia causando seca o dolor durante el coito.

Un estudio de 2008 publicado en la investigación del dolor y Administración informa que la dispareunia es común en las mujeres posmenopáusicas, y no se correlaciona necesariamente con el estado de la menopausia, los niveles de estrógeno o la atrofia vaginal.

Incluso un parto puede causar dolor durante el coito. Un estudio de 2015 publicado en BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynecology informa que el parto quirúrgico se asocia con dolor persistente durante o después de la relación sexual.

Otras causas posibles incluyen quistes ováricos, infecciones del útero o las trompas de Falopio, el tejido cicatrizal de infecciones antiguas o cirugías, endometriosis o fibromas.

7. Pérdida de peso o ganancia inexplicable
La próxima vez que aparezca en la escala y observe una ligera variación en su peso, no se asuste. Su peso corporal puede fluctuar entre 2 y 4 libras por día en promedio, y esto es muy normal. Sin embargo, cuando la fluctuación del peso es muy notable y se produce sin realizar ningún cambio en su dieta y rutina diaria, debe estar alerta. Puede haber algo mal.

La pérdida de peso inexplicable y repentina o aumento de peso de 10 libras o más pueden ser un signo de problemas como el cáncer (más comúnmente relacionado con el cáncer de páncreas, estómago, esófago y pulmones), enfermedad celíaca, diabetes, enfermedades del corazón, trastornos de la tiroides, depresión, estrés, problemas digestivos, deficiencias nutricionales, y retención de líquidos.

A veces, los cambios en los niveles hormonales pueden causar una disminución o aumento de peso corporal. Sin embargo, en lugar de hacer suposiciones por su cuenta, siempre consulte a un médico para determinar la causa subyacente.

8. Frecuentes dolores de cabeza o migrañas
Es cierto que las mujeres son más propensas a los dolores de cabeza y migrañas que los hombres. El dolor de cabeza ocasional después de un día estresante es comprensible, pero un dolor de cabeza persistente y repentino, puede indicar ciertos problemas de salud.

Un fuerte dolor de cabeza es uno de los signos de un derrame cerebral. De hecho, un dolor de cabeza también puede ser una señal de advertencia temprana de otros problemas de salud graves, como la presión arterial alta.

Una migraña con aura puede conducir a un ataque al corazón o coágulos de sangre en las mujeres. Las migrañas también empeoran ya que las mujeres se acercan a la menopausia.

Si está experimentando dolores de cabeza repentinos y frecuentes, hable con su médico acerca de las opciones para el alivio y para descartar la posibilidad de que los dolores de cabeza están relacionados con alguna enfermedad subyacente.

9. Malestar abdominal con gases o hinchazón
Si usted está teniendo malestar abdominal repentino y se siente con gases e hinchada la mayoría de los días en un mes, es motivo de preocupación.

La distensión abdominal, así como el dolor y la dificultad pélvica o abdominal al comer, son algunos de los síntomas tempranos de cáncer de ovario.

Los gases y la hinchazón también pueden ser señal de síndrome inflamatorio intestinal, enfermedad celíaca, síndrome del intestino irritable o diverticulitis, que necesita ser diagnosticada y tratada a tiempo para reducir la necesidad de cirugía.

A veces, el dolor abdominal puede incluso indicar una apendicitis, una úlcera de estómago o un problema de vesícula biliar.

Consulte a su médico si usted está experimentando molestias abdominales graves o frecuentes o cualquier cambio persistente en los hábitos intestinales, como diarrea leve que dura una semana, estreñimiento que dura más de un par de semanas, urgencia repentina de tener una evacuación intestinal, diarrea con sangre y negro o alquitranadas heces de color.

10. Hinchazón de las piernas
El embarazo es un factor común en relación con la acumulación de líquido e hinchazón en las piernas. Sin embargo, hay muchos otros problemas de salud subyacentes que pueden causar inflamación de las piernas, incluyendo edema periférico, enfermedad renal crónica, la cirrosis, la trombosis venosa profunda, la ruptura del tendón de Aquiles, la bursitis de rodilla, la osteoartritis, la artritis reumatoide y un esguince de tobillo.

La hinchazón en una pierna también puede significar un coágulo de sangre, lo que es aún más peligroso si no se tratan. Un coágulo de sangre puede viajar a través de sus venas hasta sus pulmones, cortando su suministro de oxígeno y en última instancia conduce a un ataque al corazón.

Si experimenta hinchazón en las piernas sin ninguna razón conocida, consulte a su médico. Junto con la hinchazón, enrojecimiento o ampollas en las piernas debe ser revisado por un médico.

Fuente: healthcareministries.org