CÓMO AFECTA EL DIVORCIO A LA SALUD Y EL DESARROLLO DE SUS HIJOS

El divorcio y los hijos

Durante cualquier separación o divorcio, no solo los adultos se ven afectados, sino también los niños. Los niños pequeños, que no pueden procesar completamente la situación, pueden terminar haciendo pataletas, volviéndose más irritables y ansiosos, perdiendo el apetito o quejándose de dolores. Los niños y adolescentes mayores pueden volverse retraídos y tener problemas con la escuela. Incluso los niños que normalmente se comportan bien, podrían comenzar a portarse mal. Si ignoras los gritos de un niño en busca de ayuda, podría afectar su autoestima, autosuficiencia y relaciones, e incluso ponerlos en riesgo de depresión y abuso de alcohol cuando sean adultos.

 

Ya es bastante difícil pasar por una separación o divorcio como adulto, pero puede ser aún más difícil para los niños. La ruptura de su relación afectará indudablemente el desarrollo emocional y psicológico de su hijo: cuánto, depende de cómo se maneje la situación. A continuación, discutimos las emociones y los cambios de comportamiento que los niños pueden experimentar y el posible impacto en su desarrollo. Saber esto puede ayudarlo a darle a su hijo un entorno seguro y positivo en el que pueda seguir floreciendo.

Cómo la separación afecta emocionalmente a los niños

Independientemente de la edad, desde niños hasta adolescentes, de alguna forma, experimentarán algunas o todas las siguientes emociones después de presenciar un divorcio o la separación de sus padres:

Ira: es natural querer encontrar a alguien a quien culpar o enojar. Como padre, probablemente sea usted.

Culpabilidad: los niños incluso pueden culparse a sí mismos por ser de, alguna manera, responsables de su separación. Esto puede traducirse en sentimientos de culpa y preocupación.

Miedo a ser abandonado: la separación de la familia puede haber sido un evento impensable para su hijo. Pero ahora que ha sucedido, pueden temer que el otro padre los deje también. Este miedo a estar solo es muy real para su hijo.

Inseguridad: una parte de la inseguridad que tiene un niño está vinculada a la sensación de rechazo que sienten cuando uno de los padres se muda. Es como si hubieran sido rechazados personalmente por ese padre.

Desgarrado entre padres: su hijo puede sentir que tiene que elegir entre dos lados. Esto puede hacer que se sientan desgarrados y confundidos.

 Irritabilidad: un niño puede volverse más irritable o irritable de lo que normalmente es. Este es un signo de ansiedad.

Ansiedad y depresión: algunos niños pueden mostrar signos de depresión o ansiedad.

Madurez emocional: a veces, si la experiencia se maneja correctamente, un niño puede emerger más fuerte de la separación de sus padres. Pueden asumir más responsabilidad y también ser más maduros emocionalmente que sus pares.

 

Agitación y ansiedad extraña en bebés pequeños

Los bebés muy pequeños no comprenderán la situación, pero se darán cuenta de los cambios en su comportamiento y el de su compañero. Estas son algunas formas en que esto podría afectar su propio comportamiento:

Reflejo de su comportamiento: esta es la etapa en la que aprenden el comportamiento y tienden a reflejar los sentimientos de quienes los rodean. Es difícil para ellos expresarse, por lo que querrá que se sientan lo más cómodos posible.

Agitación y desinterés: la inquietud inusual y el desinterés por las cosas o las personas podrían ser su forma de mostrar que están inquietos. Esto puede suceder porque usted y su cónyuge tienen poca energía o depresión y le resulta difícil ser tan optimista y receptivo con su hijo como antes.

Ansiedad más extraña hacia uno de los padres: entre los 6 y 8 meses, los bebés comienzan a desarrollar ansiedad extraña. Si uno de los padres es menos visible para ellos, es posible que incluso desarrolle una ansiedad extraña hacia ellos. La única forma de evitar esto es tener un tiempo normal con el niño.

 

Angustia e inseguridad de separación en bebés mayores

Los bebés mayores de 8 meses y menores de 18 meses reconocen y recuerdan a sus padres. Esto es lo que puede notar en su bebé mayor:

Angustia de separación: la ansiedad de separación comienza a los 8 a 12 meses. Esto significa que cuando uno de los padres tiene que irse o ser reemplazado por el otro, puede ser un momento de mucha agonía para el niño. Espere gritar y llorar, pero haga todo lo posible para calmar a su hijo. Puede ser difícil para ellos comprender por qué deben estar lejos de uno de los padres.

Inseguridad, confusión y miedo: la inseguridad puede agravarse cuando un niño es testigo de discusiones o negatividad entre los padres o cuando uno de los padres habla negativamente sobre el otro en presencia de ellos. Hacerlo puede hacer que se sientan asustados o confundidos.

Incumplimiento: el comportamiento exigente o mandón también puede reflejar la ansiedad que enfrenta un niño. Un niño normalmente con buen comportamiento puede volverse no conforme.

 

Berrinches y problemas digestivos y de sueño en niños pequeños

Los niños pequeños pueden experimentar cambios de humor extremos, de estar felices en un momento a enojados al siguiente, mientras tratan de lidiar con su situación y la inseguridad sobre quién los ayudará con sus necesidades. Esto es lo que podrías notar en tu niño pequeño:

Pausas: los niños pequeños pueden actuar, llorar más o incluso hacer berrinches. Pueden estar más nerviosos o más callados de lo normal. Algunos niños pueden morder, golpear o patear, y se niegan a seguir las instrucciones.

Problemas para dormir: algunos niños pueden tener dificultades para conciliar el sueño. Cuando lo hacen, pueden dormir irregularmente, despertarse fácilmente o tener pesadillas frecuentes.

Comportamiento de bebé: su niño puede comenzar a chuparse el dedo o de repente quiere que lo alimenten como cuando eran más pequeños. Algunos niños pequeños pierden el control de la vejiga o el intestino.

Problemas digestivos y dolores de estómago: su hijo puede perder el apetito. Algunos niños se quejan de síntomas físicos como dolores de estómago, todo en función del estrés que están experimentando.

 

Atrevimiento y desobediencia en niños pequeños

Si un niño pequeño es inseguro, pueden comenzar a comportarse más joven que su edad real. También pueden experimentar lo siguiente:

  • Aturdimiento: algunos niños pueden aferrarse y apenarse o llorar cuando están separados de usted.
  • Desobediencia: Otros pueden llegar a ser desobedientes y no cumplir, incluso si fueron buenos niños antes de la separación.
  • Pesadillas y orinarse en la cama: si su hijo está dividiendo su tiempo entre padres, es posible que tenga este problema antes o después de quedarse con el padre que no vive en el hogar familiar.
  • Las calificaciones escolares pueden sufrir: el divorcio o la separación también pueden reflejarse en el trabajo escolar de un niño. Pueden tener problemas para concentrarse y sus calificaciones pueden disminuir.

 

Las relaciones y el trabajo escolar sufren en adolescentes y adolescentes

Los adolescentes que pasan por una separación de padres o un divorcio también experimentan mucha angustia con respecto a la situación, incluso si parecen estar manejando bien.

Retirada: algunos adolescentes pueden volverse muy callados y retraídos, rehuir la actividad social y participar en eventos familiares o en la vida cotidiana. Sus relaciones sociales con amigos y familiares pueden comenzar a sufrir.

Calificaciones que se comportan mal o que se deslizan: Por otro lado, algunos adolescentes pueden actuar y comenzar a portarse mal. Si nota que las calificaciones de su hijo disminuyen, podría ser porque les resulta difícil concentrarse en la escuela.

Ser más responsable: su adolescente puede asumir más responsabilidades en la casa para ayudar a compensar a un padre ausente. Esto puede ser un efecto positivo, ya que maduran más rápido que sus pares y amplían su conjunto de habilidades.

 

Cómo la separación afecta el desarrollo de un niño

Cómo manejas el divorcio y te divides en los primeros años de tu hijo, incluso si solo son bebés. Hecho bien, podría ayudar a su hijo en este momento difícil sin repercusiones a largo plazo. Sin embargo, si su hijo no recibe la atención adicional que necesita, puede enfrentar algunos de estos problemas hasta la edad adulta.

Cuestiones de confianza: si su bebé o niño pequeño no se sienten apoyados, pueden crecer sin poder hacer lo mismo con los demás. A su hijo también le puede resultar difícil confiar en otras personas. También pueden desarrollar problemas de aprendizaje en los grados 4 a 6 porque sus necesidades de aprendizaje no se han cumplido por completo.

Problemas de personalidad y agresión: a veces la autoconciencia de un niño puede verse embotada si se ve a sí misma como una víctima o un victimario. Algunos niños pueden tener problemas limítrofes de personalidad que los hacen más rígidos cuando son adultos. La capacidad para tratar y controlar los impulsos agresivos también podría verse afectada en la edad adulta.

Habilidades interpersonales y sociales: si se interrumpe su vida en la escuela, en el hogar o con amigos, podría conducir a problemas de relación cuando sea adulto. A menudo, en situaciones en las que el niño termina quedándose con la madre, el padre se retira a un segundo plano y es menos visible en la vida del niño. Esto hace que la relación con el padre sea muy transaccional. Por otro lado, si el padre se mantiene activamente involucrado, el niño tiene una mejor oportunidad de convertirse en un adulto equilibrado.

Comportamiento antisocial y tendencias suicidas: si su hijo adolescente se siente especialmente indefenso y no tiene control sobre su vida, necesita apoyo y amor adicional. No recibir esto o sentir la ausencia de un fuerte apoyo emocional a veces puede hacer que los adolescentes se vuelvan suicidas. Si bien no todo el mundo llega a este extremo, es probable que haya un comportamiento antisocial.

Menor autoestima y tasas más altas de depresión y abuso de sustancias: si su división es dura, sus hijos pueden experimentar problemas de autoestima a largo plazo. Un estudio encontró que los adultos que experimentaron una división parental y posterior alienación antes de cumplir 15 años experimentaron tasas más altas de depresión y se sintieron más inseguros en sus relaciones adultas. Mostraron menos autosuficiencia como adultos, y también se encontró un vínculo con el abuso de alcohol.

Fuente: curejoy.com